Buscar

Bonos en moneda “dual”

Este pasado lunes (18 de junio de 2018) el Tesoro Argentino emitió un bono en moneda “dual” con vencimiento a 1 año, que pasa a ser novedoso dentro de la jungla de activos financieros locales, y porqué no, también muy atractivo. Para el lector desprevenido, o bien al que no se encuentra inmerso en el mundo de las finanzas, un instrumento de este estilo puede generarle muchas preguntas. Vamos a abordar las preguntas juntos.


- La primera pregunta que nos viene a la mente es: ¿Qué es un bono en moneda “dual”?


Pues bien, es un bono que está denominado en pesos, pero que paga en función del mejor resultado cuando medido en dólares: la tasa licitada en pesos vs. un 4,5% anual en dólares. Vamos a ponerlo con un ejemplo: cuando hay libertad en el mercado de cambios, uno tiene potencialmente -por lo menos para este ejercicio simplificado- dos alternativas. Puede comprar dólares y hacer una colocación en dólares, o quedarse en pesos y realizar una colocación en pesos. ¿Qué me conviene? El resultado final, sin importar si es medido en pesos o dólares, depende de la depreciación del tipo de cambio entre el período inicial -cuando hice la colocación- y el período final -cuando me devuelven el monto invertido más los intereses-. ¿Entonces? Lo interesante de este bono es que de forma implícita ya tiene una cobertura contra la depreciación del tipo de cambio.


- Ok, ok, ya entiendo eso, pero vamos a los números.


Con respecto a eso, el valor inicial del tipo de cambio fijado en este bono es 27,8767. La tasa en pesos a la que se licitó fue 2,4% nominal mensual. Dado que dicha tasa la va capitalizando, esto genera un retorno anual (equivalente a la duración del bono) de 32,92%. Entonces, para quien tiene dólares, podría implícitamente transformarlos a pesos a 27,8767 y colocarlos a 1 año con un rendimiento de 32,92%. Esto hace que mi dólar al vencimiento sean 37,0545 pesos. Dado que a su vez la función de pagos de este instrumento dice que pagará el máximo entre eso y 1,045 dólares al tipo de cambio vigente al vencimiento, dependerá del valor del tipo de cambio de referencia[1]al 17 de junio de 2019[2]. Volvamos a los ejemplos mediante distintos casos para el tipo de cambio:

Caso 1: Si el tipo de cambio observado es 35, entonces 1,045 dólares equivalen a 36,575 pesos. Este valor resulta menor que los 37,0545 pesos, siendo entonces este último el monto que cobramos (y por ende el retorno en dólares sería de 5,87%).

Caso 2: Si el tipo de cambio observado es 38, entonces 1,045 dólares equivalen a 39,71 pesos. Este valor resulta mayor que los 37,0545 pesos, por lo que el bono paga 39,71 pesos (4,5% en dólares).

Caso 3: ¿Qué tipo de cambio nos haría indiferentes? Dado que el bono paga 37,0545 pesos, cuando capitalizado a la tasa del 32,92%, podríamos sacar el tipo de cambio implícito. Este valor es 37,0545/1,045 = 35,4588.

Para concluir, podemos notar que la apuesta es la percepción sobre el “derrape” del tipo de cambio que tiene el inversor. Si este cree/estima que el tipo de cambio a mitades de junio 2019 será menor a 35,4588 entonces este bono posee un atractivo mayúsculo[3]. Caso contrario, seguimos cobrando 4,5% en dólares y así teniendo un premio similar a invertir en una LETE denominada en dólares.


[1]Publicado por el BCRA en función de la Comunicación "A" 3500.

[2]La fecha de observación del tipo de cambio son 3 días hábiles antes del vencimiento del bono, que es el 21 de junio de 2019.

[3]Haciendo negligente en el pricing la probabilidad de default del emisor o un cambio en la regulación del mercado de cambios.